Conoce los tipos de piel y cómo cuidar la tuya

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

El primer paso para mantener una piel saludable y reluciente es comprender que existen diferentes tipos de piel. De esta forma, podrás utilizar productos específicos y seguir una rutina diaria de cuidado para mejorar su aspecto y retrasar el proceso de envejecimiento.

Conocer los distintos tipos de piel te ayuda a tener un kit de belleza a la medida para prevenir acné, arrugas, manchas o, simplemente, para consentirte. Aquí te contamos cómo identificar tu tipo y qué cuidados debes tener. Además, te damos recomendaciones antes de comprar productos cosméticos o preparar mascarillas en casa.

Conoce cómo identificar y cuidar los diferentes tipos de piel

Si buscas retrasar el envejecimiento natural y prevenir problemas en la piel, es necesario identificar los diferentes tipos de piel y cuáles son sus cuidados. ¡Conoce cuál es la tuya a continuación!

Piel normal

Se refiere a una piel bien equilibrada, es decir, no es demasiado grasa ni demasiado seca. Se caracteriza por tener poros finos, una buena circulación sanguínea y textura aterciopelada, suave y lisa. Presenta ausencia de impurezas y luce fresca. 

De los distintos tipos de piel, las normales no son aquellas que no necesitan cuidados. Todo lo contrario, para mantener su equilibrio natural, los productos hidratantes y la higiene son la base del cuidado de la piel (Mayo Clinic, 2019). Entre sus cuidados diarios te recomendamos tener en cuenta: 

  • Retira el maquillaje todas las noches.
  • Utiliza humectantes que contengan aceites ligeros.
  • Limpia, tonifica e hidrata la piel por la mañana y por la noche.
  • Usa protector solar. 
  • Utiliza productos y maquillajes de origen natural.

Piel seca

De los diferentes tipos de piel, la seca retiene menos humedad que la piel normal. Esto provoca descamación y una apariencia tirante y áspera. 

Se caracteriza por lucir apagada, opaca, fina, sensible, con poros pequeños y poca elasticidad (MedlinePlus, 2019). Sus cambios se ven reflejados en la cara, los pies, las manos, los codos y las rodillas. La buena noticia es que existen soluciones sencillas para mejorar su aspecto. Por ejemplo:

  • Toma suficiente agua.
  • Evita jabones con alcohol, fragancias y colorantes.
  • Utiliza tónicos sin alcohol.
  • Usa productos cremosos de maquillaje que aporten grasa.
  • Incluye cremas hidratantes y nutritivas en tu rutina.

Piel grasa

Las personas con piel grasa tienden a producir más sebo del necesario, tienen poros agrandados y son propensas al acné (Andarcia, 2020). La piel brilla de forma permanente —sobre todo en la cara—, tiene una textura gruesa y requiere mayor limpieza. Sigue estos consejos para cuidarla:

  • Después de lavar tu piel, usa un humectante ligero que no contenga aceite. 
  • Utiliza protector solar de toque seco en lugar de un humectante.
  • Para desmaquillar incluye agua micelar.
  • Utiliza exfoliantes (como una mascarilla de miel) para disminuir la grasa en la piel.
  • Usa tónicos astringentes naturales. Evita los que contienen alcohol ya que suelen resecar la piel.

Piel mixta

En este tipo de piel la grasa se suele acumular en la zona T del rostro, que comprende la frente, la nariz y el mentón. Es una piel con poros agrandados y acumulación de impurezas (Papa, 2014). El resto de la cara tiene una apariencia normal o seca, especialmente en las mejillas. Para mantenerla equilibrada y saludable, te damos estas recomendaciones: 

  • En tu rutina ten especial cuidado en la zona T.
  • Utiliza protector solar de toque seco, gel o spray.
  • Lava la cara con jabón neutro.
  • Para desmaquillar incluye agua micelar.
  • Para eliminar impurezas de la zona T, usa mascarillas astringentes (como las que llevan tomate, por ejemplo).

Piel sensible 

De todos los tipos de piel que hemos nombrado, este requiere un cuidado especial. La piel sensible se caracteriza por ser tirante, generar picazón, estar irritada o tener sarpullido (Mayo Clinic, 2019). Suele enrojecerse y presentar intolerancia tras usar determinados productos para su cuidado, a su entorno o a climas extremos. Esto puede aparecer ocasionalmente o presentarse de forma permanente. Si eres propenso a este tipo de piel, te damos algunas recomendaciones para cuidarla: 

  • Utiliza tónicos sin alcohol.
  • Usa productos que aporten grasa y humedad.
  • Elige maquillaje para piel sensible.
  • Usa productos con componentes de óleos naturales.
  • Protégela de las temperaturas extremas usando protector solar.

Piel madura

A medida que pasan los años, la piel va teniendo alteraciones y pierde algunas características. Disminuye progresivamente parte de su consistencia perdiendo su flexibilidad y elasticidad (Ruiz y Morales, 2015). La piel madura se identifica por ser seca, con poros abiertos, frágil y fina. Además, está acompañada de líneas de expresión más marcadas y pierde firmeza. Para mantenerla saludable te damos algunas recomendaciones:

  • Usa tónicos hidratantes para evitar la piel seca.
  • Usa protector solar.
  • Incluye mascarillas nutritivas e hidratantes con aguacate y miel, por ejemplo.
  • Mantén hidratado el contorno de ojos.
  • Utiliza productos con vitamina A, C y E.

Es importante cuidar los diferentes tipos de piel, ya que están expuestos a factores internos y externos. Además, es un órgano sensible que funciona como barrera protectora en el cuerpo (Ruiz y Morales, 2015). 

Por ende, busca que sus cuidados se adapten según sus características, aliméntala, límpiala y nútrela de forma adecuada. Incluye en tus hábitos saludables una dieta balanceada y una buena hidratación. Para mantenerla sana, limita el tiempo que te expones al sol y utiliza protector solar todos los días. 
Ya conoces los tipos de piel, ¡anímate y pon en práctica estos consejos!

Referencias Bibliográficas

Andarcia, D. (28 de febrero, 2021). Piel grasa: características y cuidados. Muy Salud. Recuperado de https://muysalud.com/salud/piel-grasa-caracteristicas-y-cuidados/

Mayo Clinic. (18 de octubre de 2019). Humectantes: opciones para una piel más suave. Mayo Clinic. Recuperado de https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/dry-skin/in-depth/moisturizers/art-20044232

MedlinePlus. (7 de noviembre de 2019). Cuidados personales – la piel seca. MedlinePlus. Recuperado de https://medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000751.htm

Papa, Y. (28 de julio de 2014). Cómo cuidar la piel mixta: los mejores tips. Mejor con Salud. Recuperado de https://mejorconsalud.as.com/como-cuidar-la-piel-mixta/
Ruiz, M. & Morales, M. (2015). Aproximación al tratamiento del envejecimiento cutáneo. Ars Pharmaceutica (Internet), 56 (4). Recuperado de https://dx.doi.org/10.4321/S2340-98942015000400001

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tips de maquillaje para lucir perfecta todo el año

Tips de belleza para lucir bella y radiante todo el año

Descubrir tips de maquillaje que te permitan lucir bella todo el año es imprescindible para cualquier mujer. El maquillaje ocupa un lugar importante en el …

Descubre los Beneficios del Yoga y cómo Practicarlo

Si quieres resaltar la belleza de tu cara sin realizar procedimientos invasivos, el yoga facial puede ser tu mejor aliado. Este te ayudará a realzar …

Recetas Caseras para los Poros Abiertos en la Cara

Los poros abiertos son aperturas de la piel que permiten el paso de la grasa. Uno de sus principales problemas es que al estar dilatados …

Mascarillas para el pelo: luce una cabellera hermosa

Conoce Todos los Beneficios de las Mascarillas para el Pelo

Las mascarillas para el pelo hacen parte de los productos que te ayudarán a mantenerlo sano y hermoso. Las hay de muchos tipos y cada una …

Piel de naranja: los mejores tips para eliminarla

Cómo Evitar y Eliminar la Piel de Naranja

La piel de naranja puede aparecer en cualquier momento y, aunque en algunos casos resulta ser una situación molesta, es bastante común tenerla. Minimizarla o …

7 Consejos Para el Cuidado de la Piel y Lucir Bella

El cuidado de la piel es sumamente importante. Por un lado, porque es el órgano más grande del cuerpo y este, al estar expuesto, actúa como barrera protectora del organismo ante patógenos externos o bacterias (Eucerin, s.f.).

Explora otros contenidos interesantes